Estar conectado no es suficiente. Cuando respondemos a las pruebas en nuestras vidas al estar presentes el uno con el otro, convertimos la conexión en comunidad. En nuestras más grandes pruebas, recibimos el regalo de ser confortados por Dios, para que nosotros podamos confortar a otros.

Leave a Reply