Si piensas que Jesús fue un gran líder y maestro, pero se te hace difícil creer en su resurrección, estás en el lugar correcto.

Incluso los discípulos estaban escépticos. Pero esos mismos seguidores fueron los que más tarde se convertirían en los portavoces de un nuevo movimiento: la iglesia. Ellos mantendrían su fe a pesar de un sufrimiento increíble. Muchos murieron declarando que Jesús era su Salvador. Entonces, ¿qué hacemos con este evento decisivo – ese evento que se convirtió en el fundamento de su fe… y de la nuestra?

Leave a Reply