Desde primaria hasta prepa, muchos de nosotros tuvimos ideas de cómo sería la relación perfecta en el futuro. Si bien esos sueños pueden no representar nuestra realidad actual, un paso en la dirección correcta podría ser seguir el consejo del apóstol Pablo: dejemos de ser infantiles y comencemos a ser adultos.

Leave a Reply